lunes, 18 de abril de 2011

DESDE LAS ESTRELLAS

"No podemos decir que existe aquello que no podemos ver, ni oír, ni tocar, ni comprobar de alguna forma su existencia con los medios a nuestro alcance...". Tal es el postulado de la ciencia terrestre, y tiene su lógica, pero negar la existencia de algo que se manifiesta aunque no sepan cómo ni por qué, tan sólo porque no lo han podido aprehender, es como aquellos científicos que negaban la existencia de las bacterias tan solo porque no tenían microscopios  para verlas. Estoy hablando del tema de la existencia de humanidades en otros planetas y de sus visitas al vuestro en vehículos versátiles capaces de viajar en el espacio exterior y en la atmósfera terrestre.


La polémica sobre nuestra existencia se mantiene en círculos poco académicos ya que no parece interesar a nadie que tenga posibilidades de perder su prestigio, dado lo elusivo del tema. Quienes afirman nuestra existencia lo hacen a veces apoyados en documentos poco fiables y aunque no son muchos los "avistamientos"que se han producido durante décadas, éstos no han podido ser confirmados ante la falta de pruebas objetivas como, por ejemplo, que una nave espacial se posara en medio de la Plaza Roja de Moscú o frente a la Casa Blanca y que de ella salieran unos cuantos hombrecillos verdes que serian recibidos en loor de multitudes. Quienes eso esperan demuestran no conocer en absoluto cómo se producen este tipo de acontecimientos.


En primer lugar, la evolución de vuestro planeta en lo que se refiere al ser humano está siendo seguida desde hace miles de años; a fin de cuentas fue gente de fuera del planeta la que propició que la vida humana se desarrollara sobre su superficie.


A medida que vuestra civilización ha ido avanzando tecnológicamente nuestras visitas se han ido haciendo mas  "discretas", ya que no queríamos interferir en vuestro desarrollo. Bastante interfirieron en su momento quienes fueron el origen de las distintas religiones.


Evidentemente, si en alguna ocasión hemos sido descubiertos hemos intentado que el impacto producido fuera lo más liviano posible, incluso eliminado del consciente el hecho en sí.


También es lógico que piensen quienes no nos conocen que deberíamos comunicarnos con científicos no con gente corriente. Ignoran quienes así hablan  que los científicos solo validarían la experiencia si les dejamos alguna prueba física, cosa que no vamos a hacer, por las mismas razones antedichas de no interferencia en los procesos evolutivos.


Cuando llegue el día de establecer un contacto abierto en vuestro planeta habrán cesado las guerras y os habréis planteado que "otro mundo es posible". Entretanto, seguiremos hablando con gente sencilla abiertas de corazón.


Con amos Acael

viernes, 15 de abril de 2011

DESDE LAS ESTRELLAS

Desde que los seres humanos de la Tierra antepusieron sus intereses económicos a los intereses ecológicos que les da la vida, han ido cambiando paulatinamente las condiciones medioambientales del planeta y como consecuencia el cambio climático se está haciendo patente de una manera progresiva en los últimos años, causando muerte y destrucción en muchas zonas del planeta.


 La ceguera del mundo occidental ante los desastres producidos por la climatología impide que se ponga remedio y se desarrollen mecanismos que impidan la desaparición de multitud de especies vegetales y animales y la del propio ser humano en un relativamente corto espacio de tiempo.


Visto desde la distancia física, que no emocional, sólo podemos lamentar que la mayoría silenciosa que conforma más del 90% de los habitantes del planeta no tome de una vez cartas en el asunto y dejen de consumir productos que se obtienen a costa de la salud  y la vida de ellos mismos. Si dejara de consumir tantas cosas innecesarias, las grandes multinacionales quizás se replantearan que es mejor atender las demandas de los consumidores a los que además de explotar en los lugares de producción se les explota en los de consumo.


Producir lo que se necesita respetando el planeta y sus habitantes es el futuro, es la vida, y en esa dirección se debería dirigir uno de los vectores de la <masa critica>. Está en juego la supervivencia de la especie y los desastres ocurridos no son ajenos a la forma de entender las relaciones humanas que practica el 10% carente de escrúpulos.


Con amor Acael

miércoles, 13 de abril de 2011

DESDE LAS ESTRELLAS

Los animales no suelen cometer dos vedes el mismo error y el conocimiento que de ello se deriva pasa a su descendencia, que hace <mucho caso> de lo que les sucedió a sus antepasados, es decir <escarmienta en cabeza ajena>. No ocurre igual con el ser humano 4.3.


El haber adquirido memoria del consciente individual, anula la del inconsciente colectivo, lo que hace que repitáis sistemáticamente errores del pasado y las sucesivas guerras en las que os enfrascáis una y otra vez por los mismos motivos es buena prueba de ello.


El hecho de creer que Dios es patrimonio de unos pero no de otros; el creer que está fuera y no dentro del corazón humano; el justificar acciones terribles contra la vida humana en nombre de la libertad o de la religión es un sarcasmo que sólo la incultura y la desinformación hacen posible.


No falta mucho para que los ojos de los hombres puedan alcanzar planetas remotos, donde se vive en libertad y armonía. Esperemos que entonces la paz del corazón anide en todos vosotros.


Con amor Acael

martes, 12 de abril de 2011

HABLANDO CON MI " YO" INTERIOR

Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.


Si me das fortuna, no me quites felicidad.


Si me das fuerza, no me quites la razón.


Si me das éxito, no me quites la humildad.


Si me das humildad, no me quites la dignidad.


Ayúdame siempre a ver el otro lado de la medalla.


No me dejes acusar de traición a los demás por no pensar como yo.


Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a juzgarme como a los demás.


No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.


Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.


Enséñame que perdonar es lo más grande del fuerte y que la venganza es la señal primitiva del débil.


Si me quitas la fortuna déjame la esperanza.


Si me quitas el éxito, déjame la fuerza para triunfar del fracaso.


Si yo faltara a la gente, dame valor para disculparme.


Si la gente me faltara, dame valor para perdonar.


Si yo me olvido de Ti, no te olvides de mí.

lunes, 11 de abril de 2011

DESDE LAS ESTRELLAS

Las <<nuevas cruzadas>> a tres bandas; cristianos, musulmanes y judíos que os toca vivir en estos días no son sino la repetición de aquellas otras que bajo el pretexto de lo religioso trataban de hacerse con el control hegemónico de regiones de la Tierra que podrían reportar poder y riquezas. Actualmente, las guerras son un negocio para los productores de armamento y un vehículo para conseguir controlar regiones que pueden generar riqueza en forma de petróleo. Como veis lo mismo que hace 500 años.


La cuestión es que el precio a pagar son vidas humanas, desolación, destrucción, miseria,.......


A pesar de lo mal que se ven las cosas a ras de suelo, cada día son mas las personas que están hartas de estar manipulados, de sentir que no pueden tomar decisiones sobre su propia vida, de percibir cómo los gobiernos y los medios de comunicación controlan lo que se debe saber y lo que no. Estas personas están, ya sin saberlo, formando parte de la <<masa crítica>> al dirigir sus pensamientos hacia otro tipo de sociedad donde la libertad y el respeto a la vida sean las bases del funcionamiento. Una sociedad que esperemos tome cuerpo muy pronto.


Con amor Acael.

sábado, 9 de abril de 2011

REFLEXIONES DE UN VIAJERO DE LAS ESTRELLAS

A veces la vida parece que mira para otro lado, sobre todo cuando se anteponen los intereses económicos a los de la gente, gente que sufre, que necesita de la generosidad de sus semejantes. La Roma antigua desapareció cuando los padres de la patria creyeron que el egregor de Roma llegaría a los confines del mundo por siempre jamás y que ese egregor lo mantenían ellos, el senado y los césares, en definitiva los privilegiados que tomaban decisiones que afectan al pueblo del que eran representantes.

Algo parecido sucede en la actualidad en aquellas partes de vuestro mundo donde están instalados los actuales <<césares>>, aquellos personajes que se autodenominan los patriarcas de la revolución.Está pasando en el mundo árabe pero pronto llegará a Asia, a Hispanoamérica, a Africa.... La revolución que llega es la de las gentes, la de la fuerza interior, la de la solidaridad y la libertad por encima de las creencias religiosas o políticas.


Desde la posición de un observador independiente, como es mi caso, es muy fácil comprobar como los ciclos se repiten pero cada vez una octava por encima del anterior. Cayó el Muro de Berlín y todo el mundo pensó que ése era el principio del fin de las dictaduras.... y en realidad lo fue, aunque hayan pasado 25 años, pero es que las semillas de los cambios de civilización tardan lo que tardan en eclosionar.


Se derrumban las civilizaciones, sistemas políticos e incluso religiosos de la misma forma en que desaparecen estrellas, galaxias y sistemas planetarios. La fuerza centrifuga expulsa a aquellos que se convierten en parásitos energéticos, de la misma manera que el sistema inmune elimina a los elementos patógenos del cuerpo.


La vida quiere volver a reinar en un planeta que se creó para albergarla , un planeta que no puede permitir  que los parasitos campen a sus anchas, y aunque no os lo creáis, vuestro planeta es muy sensible a la demanda de sus habitantes, sean seres humanos, animales o plantas, y genera los anticuerpos necesarios para expulsar de su cuerpo a todos aquellos que se han convertido en elementos patógenos, por eso no es de extrañar que últimamente haya tantas convulsiones planetarias, convulsiones de las que los volcanes y terremotos son simples reflejos de esas otras convulsiones que está protagonizando el ser humano en cada lugar del planeta donde se esconden los elementos patógenos que lo degradan.


Atentos, pues, a las manifestaciones planetarias y a las manifestaciones humanas de los últimos tiempos, porque todas ellas van dirigidas a conseguir un mundo con más luz, más energía y mas libertad.

DE REGRESO

viernes, 1 de abril de 2011

REFLEXIONES DE UN VIAJERO DE LAS ESTRELLAS

A veces los ruidos de la noche nos sobresaltan porque desconocemos su origen. Estamos acostumbrados a los sonidos cotidianos y los que surgen de la oscuridad de la noche nos atemorizan, nos llenan de terror.


De la misma forma, cuando de lo oculto llegan ecos, nos asustamos pensando que, tal como nos han enseñado desde pequeños, esas cosas no pueden ser buenas y es que lo oculto siempre a tenido mala fama , quizás porque no es manejable.


Normalmente las cosas se aceptan como verdaderas si están escritas en libros o periódicos y si se ven en la televisión o se oyen en la radio, pero lo que no está manifestado ( aunque forma parte indisoluble del ser humano ) no suele ser tenido en cuenta.


Las religiones, por ejemplo, son exotéricas y. salvo honrosas excepciones, no tienen contenido esotérico, porque lo que les importa es que la gente les conozca y les soporte económicamente, y por eso lejos de enseñar a desvincularse de ellas para encontrar a Dios dentro de cada uno, mantienen a sus fieles dentro de la ignorancia, el miedo, la superstición, los rituales inexplicados y y el compromiso económico basado en una fe ciega en la salvación.


Lo oculto vive en el corazón del ser humano y ahí es inalcanzable, por tanto, no es manipulable; la manipulación se apoya en el miedo, por eso pervive en el tiempo, porque el miedo forma parte de la  psique  casi desde el nacimiento.


El ser humano es bueno por naturaleza y también miedoso, porque lo ha aprendido a lo largo de su vida, y es sobre ese miedo donde se sustenta la idea de que hay un mundo mejor al que las religiones le pueden llevar, un paraíso que no está en este mundo, pero eso es la gran mentira, un mundo mejor está en este mundo, no en el más allá, y se alcanza cuando se pierde el miedo y se pierde el miedo escuchando al corazón, a lo oculto, aquello de lo que se han apoderada las religiones, como si ellas conocieran que hay ahí cuando en realidad no tienen ni idea.


El corazón humano es la casa del espíritu o conexión con Dios, por tanto buscar a Dios fuera de nosotros es perderse en el intrincado laberinto que forman las liturgias diseñadas por las diferentes religiones.


En fin que la fe se debe depositar en el ser humano, no en las instituciones que no enseñan la verdad y solo nos atemorizan.


Pensad que la vida es un don precioso, un paréntesis entre dos estancias en lo oculto.