lunes, 28 de marzo de 2011

CAUSAS Y EFECTOS

El hombre es el causante de los desastres de su vida. Cosecha a través de las edades exactamente lo que siembra, La vida es perfectamente justa y recompensa a todos según sus obras. El destino del presente es la cosecha de su siembra, quizás, en un pasado distante. En consecuencia; los desastres y sufrimientos de la vida no cabe atribuirlos a la interferencia de un Dios caprichoso e irrazonable, pues la verdad es que son debidos a la acción exacta de una ley perfectamente justa. El destino una vez creado, es irrevocable. No se puede luchar contra él, ni eludirlo. Luchando contra el destino, el hombre, fatalmente, se estrella. Hacer eso equivale a dar topetazos contra una peña; cuanto más impulso lleve  tanto mayor daño se hará, pero la peña queda como si tal cosa. El destino, aunque creado en gran parte por nosotros mismos, constituye realmente el propósito Divino de la vida; por lo tanto, resistirlo es luchar contra Dios. El destino, insistimos, no es un castigo en ningún sentido vengativo, sino la combinación de ciertas experiencias remediadoras , gracias a las cuales el alma aprende las lecciones que dejó de aprender en edades pasadas, y así alcanza la sabiduría. El objeto del destino es el mayor bien del individuo, aunque venga envuelto en sufrimiento y experiencias dolorosas.
Puesto que los desastres de la vida actual del hombre son consecuencias de errores pasados, se deduce naturalmente que su porvenir depende de la clase de vida que viva hoy. Si en el pasado creó una serie de acontecimientos y experiencias, de las cuales resulta imposible escapar, es obvio que sus vidas futuras dependerán ENTERAMENTE  de como viva el presente. Se ve, pues, que si el hombre es capaz de aprender las lecciones del presente, y vive de tal forma que cese de crearse dificultades para el futuro, empieza a internarse por el Sendero de la Liberación, el camino que todas las almas habrán de seguir, es más, tienen el privilegio de seguir. Siguiendo dicho sendero, el hombre cesa de estar ligado a la rueda del destino.....
(Extrido del libro ¡EL PODER ESTÁ EN TI ¡ de Henry Thomas)

5 comentarios:

  1. Sinceramente el otro día no pude comentarte, pero si puede decirte, que ser humano, mas bien su cerebro, el tuyo y el mio, no está a la altura de las circunstancias que requiere el planeta en el que habitamos, y si no nos movemos rápido y con inteligencia..

    no veo yo muy claro el futuro.

    Un beso y gracias por pasarte por mi rincón, me encanta hacer nuevas amistades.

    Un saludo y volveré tus reflexiones son inteligentes.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razon. Un saludo. Pero estamos aqui para equivocarnos tambien.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto Octavio, soy lo menos poeta que te puedas imaginar, no tengo mucha idea, de vez en cuando me surge algo de inspiración

    tambien me quedé en tu blog el otro día por que eres de las pocas personas que conozco en la red de redes, que admita que le encantan las pelis del Oeste.

    como a mi, ja, ja.

    saludos

    ResponderEliminar
  4. A Estrella:
    Me imaginaba que te gustaban las películas del Oeste, pues había visto en tu Blog una foto de uno de mis actores favoritos John Wayne.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. A Silvia:
    Gracias por hacerte seguidora de mi Blog, espero te guste y podamos compartir ideas que es de lo que se trata.
    De lo que me comentas, tienes razón, pero también de los errores se aprende y a veces más que de los aciertos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar