domingo, 13 de febrero de 2011

DESDE LAS ESTRELLAS

Las fuerzas que rigen el Universo también rigen en el ser humano. Lo positivo y lo negativo no son sino polaridades que se manifiestan alternativamente en el devenir cotidiano. Aquello que llamamos positivo es por definición, lo que nos acerca a un ideal de evolución, mientras que lo negativo  es lo que nos aleja de ese ideal. pero si analizamos que ambas polaridades parten de un mismo punto -eso que damos en llamar la Fuente-, tal vez apreciaríamos mejor que lo positivo y lo negativo deben de estar equilibrados, aunque este equilibrio sea un objetivo de difícil consecución, siendo precisamente el desequilibrio lo que nos hace avanzar.
Ultimamente, oigo hablar en vuestras reuniones y, en general, en los procesos de desarrollo de la Psicología que hay que integrar la sombra, ese aspecto de la personalidad que, a los ojos de los demás, aparentemente nos aleja de nuestro destino final. Esta integración no es otra cosa que el equilibrio entre la luz y la oscuridad, entre lo positivo y lo negativo que impera en el Cosmos.
Es ciertamente difícil de identificar la sombra, esa parte de la personalidad que tanto nos ha protegido de los ataques del mundo que nos rodea (así piensan los que todavía no han descubierto los placeres de la entrega en el Amor). Sin embargo, es conveniente que se tenga muy claro en qué parte  de nuestra personalidad anida esa sombra, por que es necesario que la incorporemos, que sepamos que la evolución consiste precisamente en ir iluminándola, encarnación tras encarnación hasta que ambas polaridades apenas se distingan. Finalmente, la integración en la Fuente se hará efectiva cuando ambas polaridades se fundan en una sola y, de esa manera, el Ser integrado, una vez convertido en Fuente, adquirirá el poder de crear un nuevo Universo que al manifestarse lo hará con dos polaridades bien definidas en un constante y maravilloso Big Bang.
Todos somos Dios en potencia, como es  potencialmente pino el piñón que procede de él.
   Con Amor, Acael

No hay comentarios:

Publicar un comentario