jueves, 20 de enero de 2011

REFLEXIONES DE UN VIAJERO DE LAS ESTRELLAS

Los artistas los creativos, aquellos que tienen la mente abierta a las ideas innovadoras, necesitan cosas o personas donde plasmar su obra.
Un pastelero, por ejemplo,que tiene a gala hacer los mejores pasteles, no seria nada sin un buen horno. Así pues todos , en mayor o menor medida ,necesitamos una contrapartida que no siempre recibe el reconocimiento adecuado, como en el caso del pastelero y el horno. Y tu, amigo lector , ¿cual es tu contrapartida?, ¿que o quién te permite desarrollar tus capacidades?.
Es importante, de vez en cuando, reconocer nuestro horno y estarle agradecido, más por su asistencia silenciosa que por los favores recibidos, que son mutuos, porque también el horno sin pastelero estaría inactivo.
Cierto es que todos cambiamos con los años y a eso le llamamos experiencia, pero generalmente esa experiencia se sitúa en el bando de las cosas "que no se volverían a hacer" y no tanto en las que " se volverían a hacer" precisamente por falte de confianza o fe en nosotros mismos y en lo que creemos.  Ahí hay una lucha latente dentro de muchos seres humanos, la mayoría, ante el reto de ponerse en la misma dirección de sus creencias con el riesgo de algún tipo de pérdida suele flaquearle la fe ¿no?.
El ego nos hace, muchas veces, soltarnos de la mano de quienes cuidaban de que no tropezáramos y entonces nos tropezamos .¿Eso quiere decir que deberíamos ir de la mano de alguien que cuide de nosotros?. No, en absoluto,. Quiere decir que seamos conscientes de que una mano amiga siempre es bienvenida, que todos necesitamos referencias y ayuda y que solo los ciegos, que no saben que lo son, rechazan esa ayuda.
Caminar por la vida implica humildad, fe, valor y compromiso, sobre todo con nosotros mismos y con nuestras creencias, porque a la postre las creencias no son sino los titulares del plan de vida personal de cada uno, unas referencias situadas a lo largo de nuestro camino.
Por otra parte, hablar de técnicas de crecimiento personal es siempre limitado, porque el crecimiento personal no se consigue incorporando conocimientos teóricos, se obtiene asumiendo retos, mirando a los ojos, abrazando al compungido y levantando al que se ha caído, pero lo importante es siempre que tus ojos y tus manos estén dirigidos en la misma dirección.
El conocimiento sólo es útil si rompe barreras, si une en lugar de separar y si hace de la persona un ser espiritual que es consciente de sus limitaciones humanas para superarlas.

2 comentarios:

  1. Me parece muy interesante tu blog y me ha gustado mucho lo que expones en esta entrada.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Mi contrapartida podría decir que es mi objetivo 50 1.4, con él hago imágenes que en cuanto aparecen en la pantallita de mi cámara me sorprende de lo que consigo, pero realmente creo que mi contrapartida son mis ojos, me sorprende la manera que tienen de ver las cosas y después con la cámara de fijarlas para siempre.

    ResponderEliminar